86: ¿No te Entiende? ¡Qué bueno! Parte 1

Un deseo instintivo del ser humano, es ser comprendido por los demás, y en muchas ocasiones cuando establecemos relaciones con otras personas, nos topamos con la idea, de que los demás no nos entienden, hasta llegamos a pensar, que nadie nos entiende.

Y es de lo mas normal que esta idea, pueda llegar a asustarnos y hasta provocar temor.

Por esa razón, el día de hoy quiero hablarte sobre este tema tan singular: No ser entendida

¡Escucha el Episodio Completo Aquí!

Quiero ayudarte a sobrellevar este tipo de pensamientos o situaciones, y explicarte como muchas veces, esto puede resultar ser algo beneficioso.

A continuación, te presentare tres claves, para que dejes de ver no ser comprendida, como algo negativo.

Antes de pasar a los consejos, me gustaría hacerte una pregunta ¿Alguna vez has sentido que no te entienden? ¿Qué hiciste al respecto?

Te invito a responder a esa pregunta, a través de un comentario, en la caja de comentarios.

Ahora sí, sigamos con la lectura.

3 Consejos para Dejar de ver el no ser Entendida, como algo Negativo.

1- Ten claro cuál es tu experiencia de las cosas.

Debes aprender a enfocarte en ti misma, en la situación que estas viviendo y como lo estas viviendo.

Tienes que aprender a escucharte a ti misma y a respaldarte a ti misma Debes tener en cuenta que hay cosas que no siempre van a venir desde el exterior.

2- Aprende que tus experiencias son únicas

Ten en cuenta que cada experiencia que tengas, será única e irrepetible para las distintas personas. Solamente tu puedes entender al cien por ciento, como se sintió tal sentimiento, o que tanto pudo emocionarte una película.

Debes alejar el afán de querer sentirse como los demás, no hay nada mas bello que apreciar el modo de como sentimos las cosas y el modo que dios nos dio, para vivir cada momento.

3- Recuerda que por mas que nadie te comprenda, dios siempre te entenderá.

Nunca debes olvidar, que nuestro señor lo sabe todo, y si encomendamos nuestros pensamientos a él, el podrá entendernos mejor que nadie. Ya que el lo sabe todo sobre nosotros y sobre como vivimos las cosas.

Por último, me gustaría agradecer a todas esas mujeres que decidieron, invertir un par de minutos de su vida, para estar aquí con nosotros, aprendiendo a lidiar con el sentimiento, de no ser entendidas.

¡Desde aquí les mando, un fuerte abrazo!