52: ¡Sé libre de la Amargura!