30: 3 Claves Para Vencer la Preocupación y Ansiedad

¡No hay preocupación si con Dios voy!

Actualmente la preocupación es un fenómeno que afecta a muchas personas en el mundo. Este tema ha sido material de estudios para investigadores como Kerkhof psicólogo clínico de la Universidad de Amsterdam en Holanda, quién tiene más de 30 años investigando este fenómeno. En sus aportes destaca el cómo las personas se enfocan en un ideal de futuro partiendo de la premisa que desde este pensamiento proyectista podrán conseguir las soluciones a sus preocupaciones actuales.

Kerkhof, afirma que tener este tipo de pensamientos, de forma recurrente, pueden generar estrés y ansiedad, esto aumenta las preocupaciones y se agudizan si las respuestas no son las esperadas. Cuando esto pasa las personas pueden entrar en fuertes depresiones… a tal punto de pensar en el suicidio.

Escucha el episodio aquí👇

Preocuparse es normal, lo que no es normal es la frecuencia y la intensidad de esas preocupaciones. Para evitar entrar en ese estado es importante prestar atención a lo siguiente:

Tres claves para vencer la preocupación y la ansiedad

  1. Conoce tu valor para Dios: en las santas escrituras siempre nos hacen el llamado para no caer en la preocupación. El único temor que debemos tener es el temor a Dios. Si sientes que la vida te ha puesto en situaciones difíciles donde tus fuerzas parecen desvanecerse, piensa siempre que nuestro Señor te mostrará el camino… no pierdas la fe y sigue.  Tu eres infinitamente valiosa para Dios y eso siempre lo debes tener presente en tu vida.
  2. No te quejes: la queja es totalmente inútil. Puede ser que algo te moleste y lo manifiestes, pero esto no debe ser la respuesta automática ante cualquier dificultad. Si eso lo vuelves un hábito, puede ser un problema seguro para ti, puesto que no te permitirá ver posibles soluciones.

Desde la psicología se ha comprobado cómo las emociones relacionadas a la queja constante modifica nuestro cerebro. Cuando nos quejamos nuestro cerebro produce cambios químicos, cuando esta intensidad emocional es alta, se pueden eliminar conexiones neuronales en el hipocampo y esta es la zona encargada en buscar soluciones a los problemas que nos aquejan. Si insistimos en quejarnos reiterativamente, estamos ocasionando problemas graves en nuestro cerebro. Y si no tenemos nuestro cerebro en óptimas condiciones no lograremos ver de forma asertiva las soluciones que podeos tener a la mano.  Recuerda siempre que Dios tiene un propósito para ti. Ten fe.

  • Busca el Reino de Dios primero: el verdadero enfoque de tu vida debe ser el de buscar el Reino de Dios. Al estar enfocadas en esto, todo lo demás llegará. Nuestro Señor jamás nos desampara, jamás nos dejará solas en el camino. Por muchas dificultades que podamos experimentar, siempre encontraremos una salida victoriosa cuando vamos de la mano de Dios. Deja que él te lleve en su camino y su gloria y las preocupaciones y el estrés no serán más un problema en tu vida.