29: 3 Areas en las que Nunca Debes Rendirte

¡No te rindas!

La vida está llena de bondades y de dificultades. En la vida podemos experimentar situaciones donde podemos sentir la necesidad de rendirnos. Es normal que podamos sentir eso en algún momento. Pero esto no puede ser una realidad constante, no podemos estar ante la vida con una actitud derrotista, por el contrario, debemos sacar el impulso para seguir adelante.

Escucha el episodio 29 aquí👇

Es vital para toda mujer, saber nuestro poder interno, y ese poder radica en nuestras motivaciones que impulsan nuestros sueños para hacer de nuestras vidas y las vidas de nuestros familiares lo mejor y lo más productivo, siempre de la mano de Dios.

3 áreas donde nunca debes rendirte

  1. No pierdas el entusiasmo. El entusiasmo te permite tener el ánimo necesario para seguir adelante. Puede que te encuentres con situaciones difíciles y experimentes un declive en esa emocionalidad inicial. Si esto sucede recuerda que:  si vas de la mano de Dios, no hay que temer a los errores o a las dificultades porque todo será parte de un aprendizaje, y de una situación que te dejará enseñanzas para poder avanzar con mayor poder.
  2. No te canses de hacer el bien: sea cual sea la situación o la dificultad que nos presente la vida, no debemos dejar de hacer el bien. Hacer el bien es un deber que nunca hay que soltar. El propósito de nuestro señor es hacer el bien siempre, para que así podamos vivir en un mundo lleno de bondad. Si dejamos de hacer el bien, estaríamos cayendo en el error de alejarnos de nuestro propósito de obrar por medio de nuestro Dios. Ese es un error que no debemos cometer. Pasará el tiempo y recogerás los buenos frutos de tus buenas obras. 
  3. Nunca te rindas en tu confianza en Dios: nuestro Señor es nuestra mayor fortaleza. Estar cerca de los mandamientos nos permite seguir en la fe y obrar en buen propósito. Seguir la palabra de nuestro Señor nos abre camino a las buenas acciones, a conservar puro y limpio nuestro corazón. De esta manera podemos obrar siempre para el bien y nuestros sueños serán bendecidos siempre.

Como mujeres debemos estar claras del valor de nuestros sueños. Del valor que debemos tener, sea cual sea la circunstancia que nos llegue. La fe nos mantendrá firmes. Si nos caemos nos volvemos a levantar, y nos levantamos con más sabiduría.

¡No te rindas! Mantén siempre tu corazón puro, tus acciones en buena obra de la mano de nuestro señor y tus sueños siempre serán bendecidos.