28: Sueña para dejar un legado

¡Sueña y deja un buen legado!

Hay investigaciones que revelan cómo los valores familiares influyen en todas las generaciones. El núcleo familiar deja legados que pasan de generación en generación de forma positiva o negativa. Muestra de esto es el caso que se dio en 1874 donde un miembro de la junta estatal de la prisión de New York observó que 6 miembros de una misma familia habían sido encarcelados simultáneamente.  A partir de este hecho, se desarrolló una investigación para trazar la línea generacional de este grupo y observar qué sucedió ahí. Las investigaciones mostraron cómo la familia nuclear primigenia había marcado un legado totalmente caótico que se vio reflejado en casi toda la familia por años.

Escucha el episodio 28 aquí  👇

 

Así como ese estudió, existieron otros donde la realidad era totalmente diferente: un grupo familiar donde sus historias estaban marcados por sólidos principios morales que se vieron reflejados de manera positiva en casi todo su grupo familiar.

Esto nos indica que debemos tomar con total responsabilidad nuestros sueños. La construcción de nuestros sueños, de nuestra realidad, serán un legado importante que marcara nuestra historia familiar.

En este sentido, debemos estar atentas a la bondad y a la buena fe que deben tener como principio nuestros sueños. Si partimos de la buena fe, siempre estaremos construyendo un camino tomado de la mano de nuestro Señor, y así estaremos garantizando un legado positivo para nuestras generaciones.

 Planifica tu legado

Como pudimos observar, los sueños y las metas que nos planteamos en nuestras vidas tienen un impacto significativo en nuestras historias familiares. En este sentido, puede que pensemos que es importante concentrarse solo en el presente sin proyectarnos tan avanzado como lo pueden ser nuestras futuras generaciones, pero, pensar en el legado que dejaremos para nuestras familias, es vital, porque puedes abonar el terreno para que tus hijos, nietos y bisnietos puedan tener buenos frutos.  

Es usual que las personas asocien el legado solo como bienestar económico, pero el legado que podemos dejar a nuestras familias es infinito si va de la mano de Dios. 

4 preguntas sobre tu legado

  1. ¿Qué deseas que tus hijos, nietos y otros familiares recuerden de ti?
  2. ¿Qué lecciones de vida deseas transmitir a toda tu generación?
  3. ¿Qué errores has cometido y no deseas que ningún miembro de tu familia cometa?
  4. ¿Qué tradiciones familiares te gustarían transmitir y perpetuar en tu familia?

Tu experiencia cuenta tu historia  

Una forma de construir tu legado es a partir de una buena comunicación. El comunicar esas buenas experiencias, e incluso nuestros errores, y las formas del cómo hicimos para repararlos son información valiosa que servirá  a otros para forjar su camino. La comunicación efectiva de nuestros sueños ayuda a que nuestro legado tenga bases sólidas y pueda ser transmitido de generación en generación.

Tres aspectos de tus sueños que proyectan significado

  1. Compartir tus motivaciones agregan valor a comunicación de tus sueños. Eso permitirá que tus generaciones puedan tener una idea mucho más amplia de tu visión, de tu propósito en la vida. Esto será material de apoyo para muchos de los integrantes del grupo familiar que les permitirá agarrar enfoque en su vida.
  2. Compartir tu historia. Contar la historia de un objeto significativo que es parte de tus sueños que han materializado, le agrega valor y significado, porque más allá de ser un objeto, es el valor emocional que este adquirió y que seguro será de gran valor para la familiar. Será un recordatorio material y emocional sobre la importancia de seguir tus sueños.
  3. Al compartir tus sueños compartes las alegrías de tu vida y las cosas intangibles que te formaron como la mujer que eres hoy.  Sin duda alguna, esto será de gran valor para todas las mujeres de grupo familiar. Porque para alcanzar tus sueños debes tener claridad de quién eres, debes tener una fe sólida en la palabra de  nuestro Señor y esto es un legado intangible de gran valor que aportará riqueza espiritual que traerá consigo mucha prosperidad.