140: Termina lo que empiezas parte 2

En el episodio anterior de Mujer Podcast abordamos la problemática de no terminar lo que empezamos. Este problema no es algo exclusivo de las mujeres, sino que afecta a casi todas las personas, y en muchas ocasiones no impide alcanzar nuestros objetivos.

¡Escucha el Episodio Completo Aquí!

Anteriormente, hice hincapié en las contradicciones más importantes de la disertación y cómo estás afectan nuestra vida diaria. El día de hoy les daré 4 consejos para que comiencen a terminar todas esas tareas que siempre dejan por la mitad.

¿Cuál es la diferencia entre terminar y completar?

Muchas veces confundimos estos dos términos, ya que su significado es bastante similar, pero de igual forma son cosas totalmente diferentes.


Terminar, es la acción de finalizar un proceso, no importa si lo terminas bien, mal, rápido o lento, de igual manera lo has terminado.


Completar, por otra parte, es el término utilizado para describir la finalización de un proceso en conjunto con todas sus ramificaciones.

Pongamos un ejemplo simple: 

  1. Te inscribes en un a carrera
  2. En el tramo final te cansas y ya no puedes seguir corriendo
  3. Decís continuar trotando y finalmente a pie
  4. Logras llegar a la meta, pero el sobreesfuerzo te mantendrá dolorida por días

 Si nos ponemos a analizar el ejemplo anterior, el objetivo planteado lo hemos cumplido, llegamos a la meta, ¿Pero llegamos bien? Para nada, cansada, dolorida y apenas en pie.

Por otro lado, miremos el ejemplo de completar:

  1. Te inscribes a la misma carrera
  2. Entrenar arduamente para el día del evento
  3. Te pones la ropa más cómoda que encuentres
  4. Llevas una botella con agua
  5. Corres la carrera sin cansarte demasiado
  6. Llegas a la meta y debido a tu arduo entrenamiento tu cuerpo no resiente tanto el esfuerzo

En el ejemplo anterior se puede apreciar la diferencia entre la preparación del primer ejemplo y el segundo, como el objetivo fue alcanzado de mejor manera y sin dejar ningún cabo suelto por el camino. Esa es la diferencia entre terminar y completar.

Antes de continuar con nuestra lectura, me gustaría hacerte una pregunta: 

¿Cuáles son tus objetivos en estos momentos?

Me encantaría leer tu respuesta a esta pregunta, en la caja de comentarios.

Terminando con la anterior, continuemos nuestra lectura.

4 Consejos para adoptar una cultura de completación

1- Siempre recuerda porque comenzaste

Sin importar que tanta disciplina puedas adoptar en tu estilo de vida, tarde o temprano te desmotivadoras, es algo inevitable. Bueno, para todos esos momentos donde no sepas por qué estás haciendo las cosas, recuerda porque comenzaste.


Una buena forma de recordarlo es escribiendo las razones en un papel o libreta de apuntes.

2- Sé responsable al definir tus metas

Es importantísimo que asumas retos que sabes que puedes cumplir. Con esto no me estoy refiriendo a que haya cosas que no puedas hacer, sino que debes analizar los recursos que posees actualmente y con base en ello decidir cuáles son tus siguientes pasos a seguir.

También es importante que le prestes mucha atención a los pequeños detalles que conforman el camino hacia tu objetivo.

3- Mantente firme en tu decisión

Sé perseverante, que la constancia se convierta en tu segundo nombre. Si has decidido alcanzar un objetivo, mantente fijo en ese objetivo e intenta alcanzar ese objetivo hasta conseguirlo.

Porque en la vida, el factor más importante para alcanzar nuestros objetivos no es el tiempo ni el dinero, sino la perseverancia con la cual nos esforzamos por nuestros sueños.

4- No le huyas a la rutina

Como último consejo me gustaría mencionar el hecho de que la rutina es tu mejor aliado a la hora de conseguir cualquier objetivo, sin importar lo complicado que sea de alcanzar.

Porque si te pones a pensar, todas las malas costumbres que has adoptado lo has hecho a través de la rutina, haciendo las cosas mal una y otra vez. 

Ahora te toca cambiar esos hábitos malos por hábitos buenos, e intentar alcanzar tus metas una y otra vez, sin importar lo rutinario que se vuelva.

Por último, me gustaría agradecer a todas esas mujeres, que decidieron invertir un par de minutos de su vida leyendo