131: Esenciales del carácter de una mujer cristiana Parte 1 

 Muchas personas creen que el carácter es algo incambiable, que es algo que se forma a través de los años, y que nos acompaña el resto de nuestras vidas.

Esto no es del todo falso, porque si bien el carácter se va formando desde nuestra niñez hasta nuestra edad adulta, siempre está sufriendo constantes cambios, y uno de nuestros objetivos en la vida, debe ser forjar nuestro carácter de la forma en que lo dicta la biblia.

¡Escucha el Episodio Completo Aquí!

Por esa razón, él día de hoy, quiero hablarte de 4 valores esenciales que deben encontrarse en tu carácter, para ser una mujer cristiana de la forma que nuestro señor lo quiso.

¿Qué es el carácter?

El carácter es la suma de todas tus cualidades visibles para las demás personas y que te diferencian del resto.

Si bien podemos pensar que las características físicas podrían ser parte de nuestro carácter, esto no es así. 

Lo que define nuestro carácter son todas esas características internas e irrepetibles que poseemos todos los seres humanos, y que se ven reflejadas hacia el exterior en la forma que interactuamos con los demás.

Estas características internas son individuales para cada ser humano, porque las mismas se van adquiriendo y moldeando a lo largo de nuestra vida, dependiendo de las experiencias que vayamos adquiriendo.

Lo que las vuelve experiencias individuales que forman el carácter, es el hecho que, aunque dos personas puedan vivir la misma situación, ambas atravesarán la situación de una forma totalmente distinta, y los sentimientos que producirán esas situaciones también serán diferentes.

Logrando que, de esa forma, el carácter formado en cada persona, sea totalmente diferente e irrepetible 

La última y más importante característica que debes conocer sobre el carácter, es que este se basa en el aprendizaje, como nosotros aprendemos de cada experiencia vivida. Por lo tanto, si este se basa en el aprendizaje, puede ser moldeado aprendiendo, y eso es de los que vamos a hablar a continuación.

Antes de continuar con nuestra lectura, me gustaría preguntarte: ¿Qué características cambiarias de tu carácter?

Me encantaría leer tu respuesta a esta pregunta, en la caja de comentarios.

Terminando con la anterior, continuemos nuestra lectura.

4 Valores esenciales que aprender para moldear el carácter

A continuación hablaremos de 4 valores que debes aprender para empezar a moldear tu carácter de la forma que nuestro señor quiso para nosotras.

Adquirir este valor no solo te va a servir para acercarte un poco más a las enseñanzas de nuestro señor, sino que te ayudaran a progresar en tu vida y mejorar en cada área que te lo propongas.

1- Sé confiable

Muchas personas pueden pensar que una mujer confiable es aquella a la que le puedes contar un secreto, y sabrá guardarlo con recelo, lo cual no es del todo falso.

Una mujer confiable es aquella e n la que las demás personas pueden ver una figura de confianza, una mujer que cumple las cosas que promete, que lleva a cabo las tareas que le son asignadas.

Las mujeres que son confiables, son aquellas en las que sabes que siempre puedes confiar, porque están ahí para ayudarte sin esperar recibir nada a cambio. Todas esas características te vuelven una mujer confiable, no únicamente el hecho de guardar secretos.

2- Diligencia

La diligencia es la capacidad que tienen las personas para ser proactivas sin importar si reciben o no algo a cambio.

Las mujeres diligentes son aquellas mujeres dadas por su trabajo, mujeres emprendedoras, empresarias o en su defecto, mujeres trabajadoras o amas de casa que ponen su esfuerzo y dedicación, en cada tarea que llevan a cabo.

Para que puedas convertirte en una mujer que domina la diligencia, debes empezar a realizar todas tus tareas con entusiasmo y dedicación, sin importar si hay una recompensa inmediata por concluir dicha tarea. Porque solo de esa forma podrás ser una mujer proactiva.

La mayordomía es una característica que va enlazada con la diligencia, ya que la mayordomía es la capacidad de administrar correctamente todos los recursos que Dios ha puesto en ti vida.

3- Mayordomía

Dominar esta característica es controlar de manera eficaz cada área de tu vida, para que de esa manera puedas multiplicar cada recurso que posees. Puesto que la cualidad más importante de las personas que dominan la mayordomía, es la capacidad de cuidar sus recursos y multiplicarlos al largo plazo.

Explicando esto de forma más simple, adquirir un carácter de mayordomo, te ayudará a administrar cada aspecto de tu vida e ir multiplicando tus recursos, a través de la diligencia y la buena gestión de tus recursos.

4- Ser dadivosa

¿Cuál es la característica más importante de nuestro señor Jesucristo? El dar. Y esta es la característica más importante que debemos implementar en nuestro carácter.

Si te has dado cuenta, a través de las anteriores características nos hemos enfocado en crear una sucesión de eventos, la cual nos lleva a la cualidad de dar.

La confianza, la productividad y el manejo correcto de recursos, son todas cualidades que nuestro señor a puesto en nosotras, y nuestro objetivo debe ser el de compartir nuestros recursos con las demás personas.

Con esto no me refiero que le entregues tus cosas a las demás personas, nada de eso. Con esto me estoy refiriendo que, en cada ámbito de tu vida, intentes dar un poco de ti misma, a las demás personas, sin esperar nada a cambio, solo por el hecho de dar.

Si adquieres todas estas cualidades te abras acercado un poco más a la forma que nuestro señor quería que fuéramos.

Por último, me gustaría agradecer a todas esas mujeres, que decidieron invertir un par de minutos de su vida leyendo este artículo con nosotras.