13: Guía Esencial para Tomar Decisiones Difíciles

En ocasiones puede pasar que prefieres dejar el poder de decidir a otra persona porque sientes o crees que son cosas insignificantes como ¿qué comer?… ¿adónde ir? o simplemente ¿qué película ver?

Cuando esto pasa continuamente vas creando un hábito. Te sentirás cómoda con la idea que otros decidan por ti. 

Pero hay algo muy importante que debes tomar en consideración cuando estas cosas pasan con recurrencia: siempre un tercero decidirá por ti. Tu criterio se verá mermado. Y cuando realmente amerites tomar acción puedes sentir una fuerte inseguridad y esto no te permitirá avanzar.

SITUACIONES QUE VIVES CUANDO OTROS DECIDEN POR TI 

La presión que sientes al momento de tomar una decisión: la inseguridad te hará sentir que, sea cual sea la opción que elijas, no será la correcta. Al haber tomado la decisión “inocente” de dejar a los demás que decidan por ti, cuando enfrentas tú la realidad, no sabrás cómo responder a ese escenario que tanto has esquivado. 

Sentir alivio por relevo de responsabilidad: al no depender de ti la decisión final, sientes que dejas en los demás cualquier responsabilidad, y si llega a fallar serán otros los que deben gastar energías en resolver las consecuencias de sus decisiones.

Tomar decisiones es un arte. Aunque parezca algo sencillo, todos los días tomamos varias, a cada instante. La vida está hecha de ellas. Pero hay momentos donde la vida misma nos exige un poco más y el tomar decisiones puede tornarse más complejo de lo que te imaginabas.

TEN PRESENTE ESTE DETALLE: 

Cada vez que optas por una decisión, por una única opción… otra se cierra. Por ejemplo: al decidir la carrera que vas a estudiar y que va a definir tu perfil profesional en el transcurso de tu vida, puedes sentir que la opción del desarrollo de tu creatividad en el área de la pintura ha muerto al elegir otra cosa, y sí, siempre hay un costo al elegir una opción y no otra. 

Estas decisiones difíciles hay que tomarlas con firmeza y convicción, pues determinarán gran parte de nuestro futuro.

¿CÓMO TOMAR DECISIONES DIFÍCILES? 

PLANTEAR EL PROBLEMA DESDE DISTINTAS PERSPECTIVAS: 

Esa decisión compleja que debes tomar, analízala desde diferentes puntos, para que así puedas tener un mejor panorama de la realidad, de las virtudes y desaciertos que pueden conllevar el tomar ese camino.  

Puedes recurrir a la observación, busca a una persona y mira su experiencia, sólo como referencia, no como guía absoluta, pues tu tendrás que ponerle tu sello personal.

PONER FECHA EN ESPECÍFICO A ESA DECISIÓN:

La postergación juega en tu contra. Mientras más postergues esa decisión, llegará el momento en que las opciones ya no sean las mismas, o los factores que te plantabas en tu análisis hayan cambiado en lo absoluto. 

El postergar es una decisión también. En este caso, lo más importante es colocar una fecha… mirar la situación en una línea de tiempo. Esto te permitirá concretar con mayor ímpetu tu accionar frente a esa decisión tan difícil. 

ANALIZA CON AUDACIA EL CONTEXTO DE TU DECISIÓN:

Analiza todas las posibles soluciones. Puedes, desde la escucha consciente, recurrir a las referencias de otras personas. Todo esto sin perder la autonomía. 

El escuchar a otro es una fuente de información, donde tu decidirás, que te será útil y que no.

ANALIZA TODAS LAS ALTERNATIVAS CON BASE A LA INFORMACIÓN EXISTENTE:

Hay supuestos que no tienen ninguna base o sustento. Y puede que se tome una falsa idea de “fe”. Claramente la fe es un elemento importante para sentir fortaleza, pero tú debes crear tus escenarios. La fe te impulsa, pero tu debes tomar acción en base a información real.